logo
logo
Sobre Café de Tarde
Blog de Sociología, Literatura, Antropología, Política, Historia y Feminismo

Mi nombre es Amaia. Tras más de 10 años dedicada al mundo del entrenamiento físico y algún que otro viajecillo sin mucho rumbo, pero con todo el sentido, aterricé en la Sociología. Posiblemente uno de mis aciertos vitales, ya que aquí he encontrado mi gran pasión y personas maravillosas ahora imprescindibles en mi vida.

No somos nadie sin nuestro entorno. La idea inicial, la programación informática, las lecturas y las reflexiones de este espacio tienen diferentes nombres y apellidos. Y esto es lo que intenta este blog: compartir lo que nace de lo colectivo para seguir construyendo lo colectivo.

¿Qué es Café de tarde?

Café de Tarde se divide en dos espacios:

Sociología. Es un espacio en el que comparto textos de diversas autoras y autores haciendo pequeñas reflexiones. Quien quiera puede hacer su propio comentario sobre ellas y así enriquecer la reflexión común. Sobre todo serán textos sociológicos, pero no solo; habrá Literatura, Antropología, Política, Historia… y FEMINISMO, mucho feminismo.

En la Plaza. Este es un rinconcito muy especial donde damos rienda suelta a la creatividad y a la comunicación. Reflexión escrita, hablada, cantada, pintada, fotografiada… es bienvenida. En esta placita compartimos vuestras creaciones. ¿Cómo? Solo tenéis que ir a la sección «Contacto», dejar vuestro email o teléfono y yo contactaré con vosotras/os.

¿Por qué Café de tarde?

O café da tarde é aquele momento no Brasil em que o mundo para e a conversa tranquila na casa de uma amiga ou amigo vira protagonista. É aquele momento em que alguém prepara um cafezinho para você como querendo dizer: fique tranquila, está tudo bem, vamos falar.  

Café da tarde es el nombre que en Brasil se da a esa pequeña (o no tan pequeña) merienda que, quien puede, se toma a media tarde. Algunos de los momentos más agradables de mi vida los he vivido en esos ratitos, los he vivido en ese idioma. El portugués ha sido mi hogar en momentos de inmensa alegría, de pasión, de tristeza, de desasosiego, de calma, de excitación… y no veo cómo dejar atrás un lugar tan cálido. Tampoco quiero.

Como militante de lo común como lugar imprescindible para la construcción de una vida digna, sé que nunca sería lo que soy (sea lo que sea que soy) sin cada una de las personas que han pasado, en cualquier idioma, por mi vida. A quienes se fueron y a quienes están: gracias.